Información importante sobre cookies: La Revista Digital de la Dirección General de Tráfico utiliza cookies propias para mejorar la navegación. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos acepta su uso.  

Revista de Tráfico - Dirección General de Tráfico

Ministerio del Interior Dirección General de Tráfico Seguridad Vial Canal RSS

"No puedo. Es demasiado peligroso"

Cargando el reproductor...

septiembre 2015

Miles de personas mueren cada año en el mundo a causa de las distracciones y los móviles al volante. La ONG Jóvenes Conductores Responsables (RYD), dedicada a la seguridad vial de los jóvenes, se ha planteado este reto: ¿Cómo convencerles para que no usen el móvil al volante? Pues demostrándoles que es una muy mala idea y ¡obligándoles a hacerlo mientras conducen!

Este video, realizado por RYD, muestra las reacciones de varios jóvenes belgas en un falso examen de conducir en circuito cerrado, sin riesgo, donde son obligados a pasar una supuesta 'prueba del teléfono' para aprobar y obtener el carné.

Comienza la farsa. El examinador engaña a los aspirantes: "Para conseguir el permiso tienes que demostrar que puedes usar tu móvil mientras conduces y pasar esta prueba: tienes que evitar los obstáculos al tiempo que envías un mensaje", les explica mostrándoles la documentación 'oficial' con la falsa nueva norma. Los jóvenes aspirantes no dan crédito y se muestran reacios: "¿Cómo? Va a haber un montón de gente accidentada, ya verás!", exclama uno de ellos.

En marcha. El examinador les dicta en voz alta el mensaje que deben enviar, y hasta insiste en que cuiden la ortografía. El aspirante conduce como puede, el móvil en una mano y el volante en la otra. "Es imposible", dice una chica. Todo va mal: hay frenazos, derrapes, salidas de carril y atropello de conos: "¿Y si hubiera sido un niño?", les regaña el examinador.

Crecen la frustración y el nerviosismo. Y empiezan los gritos: "¡Sinceramente, me siento como un idiota que no puede conducir!", exclama uno de los chicos. "¡Gira! ¡Cuidado!", grita el examinador. "La gente va a morir en la carretera", afirma un joven. "No puedo conducir usando mi móvil. No puedo hacer las dos cosas", dice otra chica. "Es demasiado peligroso", concluye una tercera.

En efecto. Está demostrado y no es necesario someterse a la pueba para darse cuenta: conducir usando el móvil es demasiado peligroso. Responder a una llamada, teclear un número, responder un whatsapp mientras conducimos, supone recorrer muchos metros a ciegas, sin percibir lo ocurre alrededor (ver infografia abajo). En España, la falta de atención causa cuatro de cada diez accidentes mortales en las carreteras. Y de todas las posibles distraciones, las provocadas por el móvil están consideradas, por los propios conductores, como las acciónes más peligrosas que se puede realizar al volante. 

 

Compártelo

Búsqueda por temas